fbpx
2020 Publicación Apoyo

A Considerar

CRECER CON LIMITES (PARTE 2)

Los niños deben de crecer un ambiente de limites y reglas para su correcta educación

avatar

Publicado

en

Lic. Maru Bergés
Licenciada en Neurolingüística y Psicopedagogía

Me gustaría continuar con este gran tema de los límites, pues me parece que le podemos ir dando forma a esto tan repetido y tan importante de que “debemos ser asertivos en la forma de educar”, ya que esto trasciende enormemente, pues hay que EDUCAR PARA LA VIDA.

Lo que siempre funciona es la “disciplina afectiva”, y para esto hay que estar preparados para ofrecerles a nuestros hijos un ambiente de amor y respeto, siendo empáticos con ellos, así como lo somos con las personas que queremos.

Suele suceder que en casa, nos falta esta empatía y este respeto, porque “damos por hecho” que las personas de casa no lo requieren, porque asumimos que ya está, y no es así; si tú como mamá y/o como papá no respetas a tu pareja, no eres empático con la otra persona, los hijos lo aprenden y también aprenden a no respetar y a no empatizar con los otros.

Así pasa con los límites, si los niños crecen sin límites, además de que les es difícil respetar a la autoridad, sea cual sea, no aprenden a poner límites para sí mismos; es decir, no aprenden a protegerse y a relacionarse sanamente, permitiendo cosas o situaciones con las que no están de acuerdo, por ejemplo, a decir NO, en una situación de riesgo o daño a su integridad.

En cambio si les ofrecemos a nuestros hijos un ambiente en el cual se han establecido reglas claras y límites incuestionables ; se adaptan mejor a cualquier ámbito, especialmente al escolar, y en el futuro al laboral.

No dudemos en ser claros y establecer límites con firmeza, no les tengan miedo a sus hijos, ellos lo necesitan; esto les da estabilidad y seguridad en sí mismos.

Muchas veces con tal de no generar conflictos, cedemos a la manipulación y el encanto de los niños, lo único que resulta de esto, es que crecen creyendo que pueden hacerlo en cualquier parte y con cualquier persona; y cuando se enfrentan a la realidad, los rebasa la frustración, ya que fueron incapaces de desarrollarla, otra gran consecuencia de no cumplir con los límites establecidos y no llevar a cabo las consecuencias acordadas.

Otra ventaja de establecer reglas claras es que no tendrás que estar dando órdenes todos el tiempo, mismas que muchas veces llegan a los gritos, y esto invariablemente se convierte en una lucha de poder, cuando llegamos a estos extremos, El niño se confunde y puede empezar a cuestionar su “valía”, es decir, recae directamente en la autoestima, entonces surgen sentimientos como: enojo, insatisfacción, insuficiencia, entre otros, y como ellos no pueden reconocer estos sentimientos , se empiezan a sentir incómodos, sin saber qué los está conflictuando; entonces empiezan a surgir malos comportamientos y nosotros como padres caemos una vez más en: “NO esto, NO aquello, NO, NO, NO, NO… alimentando día con día, la interminable lucha de poder.

Para concluir, quiero insistir en que una forma asertiva de hablar con nuestros hijos para llegar a los acuerdos que queremos establecer, es hacerlo EN POSITIVO, con instrucciones claras y concretas .Así mismo, con consecuencias directas y que sean fáciles de cumplir.

Y muy importante también es hacerlo con un lenguaje propositivo, no con un lenguaje limitante, es muy diferente decir: “te vas a caer” que decir: “ten cuidado, pon atención cuando caminas”, y podría poner más ejemplos para diferenciar las dos formas de dirigirnos a nuestros hijos, pero ese será un tema que abordaré en otro artículo.Y con esta frase me despido:

Acompañemos a nuestros hijos y disfrutemos, educándolos para LA VIDA, así sabrán que nunca estarán solos

Continue Reading
Da click para comentar

You must be logged in to post a comment Login