fbpx
2020 Publicación Apoyo

De Todo un Poco

ORGANIZACIÓN EN CASA

avatar

Publicado

en

Los niños necesitan una estructura para poder tener un mayor control sobre sus actividades. Esto les brinda seguridad y les da una sensación de competencia. La entrada a clases siempre supone un cambio importante en la vida de un niño, especialmente después del relajado periodo vacacional, en que los horarios son completamente flexibles y dependen de la actividad que se quiera realizar en un día determinado. No obstante, la disciplina que implica ir a la escuela es una cuestión totalmente diferente. Generalmente, no es del agrado de los niños, pero no hay más remedio que regresar a la rutina y comenzar de nuevo otro nuevo ciclo escolar.

Sin embargo, hay cosas que pueden ayudar a que el niño regrese más fácilmente a la rutina escolar. Una de ellas consiste en hacer un horario y tratarse de apegar lo más posible a él. Generalmente se aconseja que después de llegar de la escuela, se dé un breve periodo de descanso de unos diez o quince minutos para que los pequeños tengan oportunidad de cambiarse, dejar sus cosas tranquilamente y reposar un poco antes de sentarse a la mesa. Una vez terminada la hora de la comida, se puede dar otra media hora para jugar y proceder después a hacer la tarea. Finalmente, debe haber un tiempo para que el niño arregle sus cosas para el día siguiente. Incluyendo su material de trabajo, el uniforme, su lunch, etc. y un tiempo para jugar o ver la televisión. La hora de la ducha dependerá de las preferencias familiares y puede organizarse antes de cenar o bien por las mañanas.

En realidad, el orden de los factores no es importante, lo que realmente resulta relevante, es darle al niño una estructura que le permita organizarse y saber cómo distribuir su tiempo. En la rutina que se ponga debe haber algunos momentos en los que el pequeño se pueda despejar para que pueda cumplir con su trabajo de una manera más agradable y eficiente. A pesar de que esta rutina es impuesta de manera un tanto arbitraria por el adulto, se busca que posteriormente, contribuya a que el niño construya su propio sistema de autorregulación y orden.